ago 31 2014

Tía Elba

» Escrito en Crónicas por verito a las 11:16

elbita-foto-portalCierras los ojos en medio de las paredes infinitamente blancas y el silencio infatigable de los días que parecieran haberse detenido. Te vistes de colores amarillos, naranjas y verdes y cuelgas de tu cuello decenas de collares de perlas de los todos los colores. Te levantas despacio para que no te sientan y caminas descalza por las baldosas agotadas de lamentos. Te sientes linda y radiante, frágil y bella, dulce y fuerte. Alejas la chasquilla de tu frente y arreglas alocada tu pelo corto y liso. Te asomas a la ventana respirando el aire fresco que energiza tu cuerpo liviano y desde allí elevas volantines con deseos para todos. Para unos pides paz, para otros salud, tranquilidad y para todos esperanza. Sabes que la vida se ha detenido para darte un respiro entre tanta carrera y sabes también que la vida es infinita y que nada acaba. Asomada a la ventana puedes ver el mundo y desde allí – con el corazón en calma, la mente dulce y la esperanza abrigada en esperanzas- recorres los lugares que  son tuyos. No todos te alcanzan a sentir, tu te acercas y les besas la frente, les secas las lágrimas, les susurras al oído que estás bien! Que el sonido de las máquinas no te duele, que tu voz se ha transformado en la voz de los pájaros, del viento, de la lluvia, que todo pasará, que es solo un momento. Que la vida sigue y que todo avanza y que tu caminas liviana por entre los rincones de tu casa alimentando a los pájaros, dando de comer a los perros, poniéndote linda para desayunar con tu hermana. Anoche me visitaste. Me hablaste despacio para no asustarme. Me dijiste que tu corazón estaba en paz, que el silencio no dolía y que tu volabas a recorrer otros espacios para conocer el verde de otros verdes y el azul de otros azules. Que las máquinas no te herían, que tu estabas allí. Que regresarías convertida en murmullo, en olas de mar calmas y serenas. Que todo era momentáneo…. que nada dolía en el silencio.

Nota: El invierno está por terminar Tía Elba y  la primavera nos cuenta que saldrá a encontrarte para abrazar tus sueños de mujer alegre. No te detengas tía Elba, no lo hagas! Acá estamos los que siempre hemos estado. Se han sumado otros y otras. Ahora somos muchos-as los que te esperamos! Has sido fuerte! Siente los aplausos de los que te queremos! No dejaremos de aplaudir!

Escribe un comentario

Imagen CAPTCHA
*