oct 11 2015

Mariposas

Y allí estábamos en medio del camino mientras ellas volaban sobre nuestras cabezas y se posaban en nuestras manos, rostro, dedos, ojos. Iban y venían llenándolo todo con sus suaves aleteos, como si se tratase de un encuentro de danzas de divinas monarcas. Los costados de la carretera tapizados con dedales de oro cubrían cada rincón con un alegre color naranja que entraba por los ojos, llenaba el alma y nos hacia sentir el fuego de la esperanza. (Leer mas …)