feb 09 2012

Jaime Rodríguez Gutiérrez

Es verano del 2011  y ríes de buenas ganas. Desafiando los “no puedo” te animas jaime-patricio-rodriguez.jpgy te vistes con pantalones africanos, polera verde y zapatos de tony. La pelotas de malabarismo en tus manos  y la terca decisión de ser malabarista en un día de verano, luego de intentarlo unas cuantas veces con limones sacados de la cocina de la tía, te llevan al desafió de seguir jugando con la física, el espacio y la alegría.   Lo intentas una vez, dos veces, tres, sonríes en  tus errores y con desafiante instinto vuelves a comenzar. En menos de media hora (quizás un poco menos, tal vez un poco mas) las pelotas de malabares comienzan la danza de la armonía en el aire. (Leer mas …)