sep 23 2009

Tio Alvaro

Bajé corriendo las escaleras de la Universidad, el paisaje marino brillabatio_alvaro1.jpg en soles náufragos a través de la ventana de la micro 606 que me llevaría al centro de Viña del Mar a tomar el Metro. La tarde corría tras de mi sabiendo que debíamos llegar a la hora al Hospital La Paz de la tarde de la ciudad de Limache. En Villa Alemana fue mi segunda detención para tomar el auto y aferrada al volante y con la cabeza en los recuerdos tomar ruta hacia destino. Entré apresurada buscándolo. Desde hace semanas que recordaba que era el cumpleaños de mi tío Alvaro, no quería dejar de ir, era importante estar.  Tío – lo llamé- cuando vi de espaldas su cabeza blanca y su cuerpo delgado acunado en una silla. (Leer mas …)