jul 08 2016

Invierno de 1986

Era Invierno del ’86, hacia frío en la costera ciudad de Viña del Mar. La ventana  de la clínica dejaba ver los colores de un día lleno de sol. Estábamos allí desde el día anterior, yo con fuertes de dolores de parto y tu esperando el momento de nacer. Afuera se escuchaban pasos rápidos de médicas, enfermeras y matronas que iban de una sala a otra atendiendo a todas las mujeres que estábamos por parir. En la sala de espera hombres, abuelas, niños y niñas esperaban noticias con los siempre no bienvenidos globos, peluches, flores y otros objetos innecesarios, para dejar sobre los pequeños veladores ubicados al lado de cunitas rosadas, blancas y celestes. Leer más »

feb 25 2016

Tío Mario (in memorian)

Te pusiste cuidadosamente tu terno favorito. La corbata azul y un perfecto nudo abrazados al blanco cuello de tu camisa te dieron un aire de profesor distinguido. Arreglaste las mangas y los botones. Luego tus zapatos negros, con un brillo único de director de escuela te hicieron sonreír. Caminaste unos pasos intentando reconocer el lugar donde estabas y hacia donde irías. Miraste para todos lados un poco temeroso  y tímido de esta realidad silenciosa y nueva. Leer más »

nov 25 2015

Sueños color Lavanda

Llegaste vestida de color lavanda. El sol entraba por las ventanas con fuerza y decisión. Traías en tu mano ramos de plantas y flores que abrazaban el espacio llenándolo todo con un profundo y amoroso aroma color lila avioletado. En la Escuelita te esperaban niños y niñas con sus maceteros y tierra de hoja. Con calma y voz suave contaste los pasos del mágico proceso del nacimiento de las plantas de lavanda. Un esqueje por aquí – decías – mientras el grupo cortaba con delicadeza los tallitos en el punto exacto para generar vida. Leer más »

oct 11 2015

Mariposas

Y allí estábamos en medio del camino mientras ellas volaban sobre nuestras cabezas y se posaban en nuestras manos, rostro, dedos, ojos. Iban y venían llenándolo todo con sus suaves aleteos, como si se tratase de un encuentro de danzas de divinas monarcas. Los costados de la carretera tapizados con dedales de oro cubrían cada rincón con un alegre color naranja que entraba por los ojos, llenaba el alma y nos hacia sentir el fuego de la esperanza. Leer más »

may 01 2015

Siete vueltas al sol

Llegué a tu casa a media tarde. El olor a menta y romero ondeaba en el aire como colibrí encantado en danza de luna y sol. Respiré profundo y recordé las tardes cuando eras chiquita y jugábamos corriendo a pies descalzos entre yerbas y terneros. Sentiste mi voz y te apresuraste a abrir la puerta. Me recibiste con una gran sonrisa mientras tus brazos rodeaban mi cuello. Entramos abrazadas mientras el sol doraba la tarde de otoño cálida y tranquila haciendo renacer en tu patio las flores, libélulas plateadas y los farolitos de colores.  Leer más »

dic 21 2014

Leonardo Gutierrez Infante

Sesenta banderas y sesenta abrazos se levantan con orgullo para saludarte. Sesenta frases escritas en consecuencia y valentía. Sesenta años llenos de historia. Te recuerdo libre y combativo en los años en que combatir era parte del pueblo que defendía democracias, alegría, respeto y valentía. Te recuerdo con tus ojos profundos tejiendo sueños que hablaban de verdades, justicia y mundos respetuosos del verde ecologista necesario para la vida en armonía . Te recuerdo lindo, franco y melancólico. Leer más »

ago 31 2014

Tía Elba

elbita-foto-portalCierras los ojos en medio de las paredes infinitamente blancas y el silencio infatigable de los días que parecieran haberse detenido. Te vistes de colores amarillos, naranjas y verdes y cuelgas de tu cuello decenas de collares de perlas de los todos los colores. Te levantas despacio para que no te sientan y caminas descalza por las baldosas agotadas de lamentos. Te sientes linda y radiante, frágil y bella, dulce y fuerte. Alejas la chasquilla de tu frente y arreglas alocada tu pelo corto y liso. Leer más »

sep 25 2013

José Miguel

Te asomas y apareces por detrás de un ángel quebrado y te sostienes en el borde demichel.jpg un mauseolo con nombres ilegibles que hacen alusión a viejos muertos. Una y otra vez tu auto se detiene en antiguos cementerios y una y otra vez los recorres buscando fechas, apellidos y cualquier dato que pueda pasar a completar el rompecabezas de los idos en tu propia historia.  Luego llegas a casa y tomas te bien cargado, pan tostado con mantequilla y un trozo de queso. En cada sorbo tu mirada se pierde y se enreda en tus propios cementerios desde donde entras y sales cada día, cada noche, cada primavera. Leer más »

jul 15 2013

Demian (cumpleaños 29)

Juguemos hijo, juguemos mamita me respondes. Entonces pones delante de nosotros demi-cumpole-29.jpguna cesta de mimbre llena de pelotas de todos los colores. Son transparentes y livianas, los azules, violetas y naranjas bailan traslucidos en medio de los contornos redondeados y perfectos. Cerrando los ojos me invitas a sacar una, lo hago, y juntos vamos jugando con nuestras manos mientras la pelota de contacto violeta y redonda pasa de mano en mano, de dedo en dedo y la danza armónica y rítmica da pasó a la vida. No nos vemos, sin embargo estamos unidos en el juego de las manos. La pelota no debe caer, debe danzar, jugar con nuestros cuerpos -me dices- yo me concentro y continuo. Ahora háblame mamita….cuéntame! Leer más »

jul 08 2013

Tamara (cumpleaños 27)

El sol entra por la ventana de tu pieza chocando con libros, lápices y hojas sueltas. demi-cumpole-29.jpgUna taza de café entre tus manos y un par de lentes rojos en tu rostro son la mixtura perfecta para ese aire de inocencia y mundo que te hacen tan bonita. Te recuerdo pequeñita con tu pelo crespo y tu imaginación inquieta avanzando y descubriendo el horizonte que se abría delante tuyo. Una vez fue la limonada – si ponemos agua con jugo de limón queda un rico jugo-dijiste alegre, mientras tus hermanos y yo aplaudíamos tu invento.

Leer más »